Javier Súnico: “Ahora hay más oportunidades para los jóvenes cantantes peruanos”

Javier Súnico dirige el Coro Nacional del Perú (Fotografía: Ministerio de Cultura)

El maestro Javier Súnico (derecha) dirige el Coro Nacional del Perú (Fotografía: Ministerio de Cultura)

El Coro Nacional del Perú ha celebrado medio siglo de existencia este año con numerosas actividades: desde la Temporada de Ópera, que presentó Nabucco, hasta el segundo Festival Sinfónico Coral celebrado hace unas semanas y en el que estrenaron la obra Chichester Psalms, de Leonard Bernstein. A esto le podemos sumar las funciones en el interior del país y otros espectáculos que enriquecen la programación anual de un elenco nacional que destaca cada vez más, según el público, la prensa y los maestros que tienen la oportunidad de trabajar con este conjunto.

En su historia reciente el Coro Nacional ha experimentado cambios positivos: un mayor repertorio, más integrantes y hasta nuevo escenario. El responsable de dirigir este proceso de transformación es el maestro Javier Súnico, con quien conversamos un poco sobre el pasado y ampliamente sobre el presente y futuro de la primera agrupación coral del país; además, de lo que se espera de los jóvenes talentos del canto nacional e incluso de lo que se necesita para enriquecer su etapa de formación.

¿Cómo llegó a la dirección del Coro Nacional?
Fui convocado por Cecilia Bákula en 2010 cuando había un tema de reorganización de los elencos. El coro tenía 28 o 30 voces, más o menos, y había un grupo que se retiró en los últimos años, es decir, 2008 o 2009.

Época en que el maestro Andrés Santa María era director…
Andrés Santa María retoma la dirección cuando el coro se reabre en 1988. Antes, había sido cerrado por diversos problemas, pero igual se seguían reuniendo, había actividades, aunque realmente vuelve a abrir en el año 88 y con Santa María en la dirección hasta inicios del 2008. En ese entonces la responsabilidad la asume Antonio Paz. Luego de más o menos un año y medio llega Israel Olaya. Ellos también fueron integrantes del Coro Nacional años antes. Yo había salido del coro en 2007, después de 15 años, y hacia finales de 2009 me encargan la dirección que tomo el 18 de enero de 2010.

Afrontamos varios cambios porque en 2012 aparece el Gran Teatro Nacional (GTN). Cambiamos de ambiente, de estructura. Desde 2010 yo sugerí ampliar la planta del Coro porque parecíamos uno de cámara. Eso limitaba mucho el repertorio solo a ese tipo de música. Yo tengo algunas expectativas más modernas. Siempre he tenido en mente ampliarlo para diversificar nuestro espacio coral. No solo música de cámara o barroca, sino también contemporánea, en grupos: cuartetos, octetos, también solistas, y que todas estas actividades se realicen simultáneamente; es decir, mientras un grupo hace esto, otro hace otra cosa. De manera que sugerí llegar a 60 voces.

Esa posibilidad de crecer se me otorga recién en 2012. En ese momento se hizo una convocatoria a nivel nacional, justo cuando cambiamos de sede (al Gran Teatro Nacional). Al principio, la nueva casa fue un choque a nivel acústico. Por más que se trató de acondicionar la sala que teníamos antes en el Museo de la Nación, esa no era de ensayo; entonces, cuando pasamos al GTN el coro ya estaba acostumbrado a cantar de una manera, tenía una sonoridad distinta. Incluso los maestros que han venido a trabajar acá se han quedado sorprendidos que la acústica de la sala del Coro Nacional es la más seca de todas en el teatro. Pero al final está bien, porque ahí se ven los detalles, se trabaja mejor la afinación. Así poco a poco ampliamos más el repertorio, abordando obras contemporáneas. Esa es la línea que debe tener. El coro que representa a un país debe hacer todo tipo de repertorio.

El maestro Krzysztof Penderecki dirigió al Coro Nacional del Perú en octubre de 2014. En el video, un fragmento de su Agnus Dei. Si no puedes ver el video, clic aquí.

Y ahora el coro tiene un repertorio amplio y variado…
Ha crecido bastante. Ahora hacemos música vocal barroca, que tampoco es tan fácil porque hay que trabajar coloratura, melismas, emisión y todo por grupos. Además está la ópera, que eso me gusta especialmente; y la música contemporánea. En base a esa iniciativa se dan los proyectos. Por ejemplo tenemos, entre otros, conciertos de música de cámara y la temporada de ópera, un proyecto ideado por nosotros que se da porque es la expresión lírica en todo su ámbito. Si bien hay empresas privadas que hacen ópera, lo que nosotros buscamos es poner en una vitrina especial a nuestros cantantes nacionales.

¿Todos dan la talla para cantar roles protagónicos?
Bueno, Pablo, lo que pasa es que si no se les pone en una vitrina no van a avanzar. El cantante se hace en el escenario, yo no puedo tener un cantante encerrado todo el día o en un ‘conciertito’ en el que nadie lo ve. Tengo que darle la posibilidad de estar en un escenario. Es ahí donde se forma. Por supuesto, para llegar al escenario, este chico tiene que tener toda la preparación, pero te puedo decir que he visto que los resultados han dado frutos desde nuestra primera temporada en Las Bodas de Fígaro, porque tenemos a Edda Paredes, una joven solista que tuvo un “empujoncito” y brilló; luego cantó en Lucia di Lammermoor, cantó Fenena en Nabucco. Lo mismo pasó con Juan Pablo Marcos, Elizabeth Guerrero… Entonces, te das cuenta de que si no les das el empujón a ellos, tal vez eso no hubiera pasado.

Podrían ser talentos perdidos…
Sí, tal vez. Próximamente habrá una audición para las actividades de 2016. Y no solo podrán participar cantantes del Coro Nacional, sino también otros artistas preparados que no integren el elenco. Lo que sí me da gusto es que por ejemplo con el Festival Internacional de Ópera Alejandro Granda, Ernesto Palacio va al Coro Nacional y pregunta por determinado cantante para cierto rol.

Se dan oportunidades…
Eso es. El Coro Nacional con su temporada de ópera lo que hace es dar oportunidad a los cantantes nacionales, no solo los del coro, sino en general. El producto final será la consolidación de la Compañía Peruana de Ópera. Ese es un proyecto a largo plazo, diez años, pero en su quinto año, que es el próximo es la consolidación de la Compañía de Cantantes Nacionales.

El Coro Nacional del Perú ha presentando atractivas producciones. De Izq. a der. de arriba abajo: Le Nozze di Figaro, Die Zauberflöte, L'elisir d'amore y Nabucco (Fotografías: Coro Nacional del Perú / Ministerio de Cultura).

El Coro Nacional del Perú ha presentando atractivas producciones. Arriba de izq a der.: Le Nozze di Figaro, Die Zauberflöte; abajo, de izq. a der.: L’elisir d’amore y Nabucco (Fotografías: Coro Nacional del Perú / Ministerio de Cultura).

¿Esa compañía tendrá temporadas extensas, con más títulos?
Bueno, sí. Ahora solo tenemos un título, pero queremos ampliar. Si hacemos un recuento, en el primer título tuvimos once cantantes que participaron como primera experiencia. En La Flauta Mágica fueron 17 nacionales. El año pasado que hubo Elixir de Amor, fueron ocho cantantes. Este año con Nabucco participaron ocho nacionales y tres extranjeros. Entonces, como te digo, lo que queremos es fortalecer y dar oportunidad al cantante nacional a que se pare y pueda crecer. Nosotros escogemos las óperas en base a eso. Y este año elegimos Nabucco, por cumplirse 50 años de fundación de nuestro elenco y ser esta una obra con mucho protagonismo de coro, aunque estaba entre ese y otro título.

¿Cuál?
Fausto de Gounod, que tiene coros muy brillantes. Pero además de la ópera tenemos otros proyectos como el Festival Sinfónico Coral cuya segunda edición fue en 2015. Este congrega a una cantidad importante de cantantes a nivel nacional, es decir no solo el Coro Nacional, sino que abre las puertas a artistas de otras agrupaciones, previa preparación, por supuesto, para ejecutar una obra coral grande. Queremos ampliar la oferta de obras que se presentan, corales, incentivar a jóvenes compositores a crear y claro, aprovecho en invitar a los compositores actuales a que vengan y escuchen al Coro, cómo suena, su tesitura, para que compongan algo peruano.

Esta variedad ayuda a los cantantes a especializarse…
Sí, ampliamos la oferta de lo que se presenta para que digan “tal vez tengo la voz para esto”. En Europa hay especializaciones. Aquí a veces se dice que un cantante tiene que cantar todo, pero no debe ser así.

Qué bueno que hayamos llegado a este tema, dado que me interesa conocer su opinión, como director del Coro Nacional, sobre la preparación vocal de nuestros cantantes.
Como siempre, hay talento. Pero tengo que comentar que necesitamos ser más equipo. Me gustaría que exista realmente una escuela de canto que le dé todas las herramientas al cantante para las especializaciones.

¿Todavía no se profundiza en el arte del canto?
Todavía no. Gracias a mis padres desde los 20 años tuve la posibilidad de viajar bastante, conozco casi toda Europa y ahí vi la realidad. Ahora, más cerca, incluso con Chile hay diferencias. Nosotros estamos empezando, porque si esperamos más, podrán pasar 10 años y nadie hace nada. Si no lo hacemos, ¿cuándo? Al Coro Nacional los cantantes ya deben llegar en su máxima comodidad y preparados. Por eso digo que hay talento, hay un montón de jóvenes que participan y yo estoy feliz por esa responsabilidad, conducta y esfuerzo en todo lo que hacen.

¿Cuando se refiere a que falta “ser más equipo”, quiere decir que se ha perdido el objetivo o no se trabaja por un bien común, artísticamente hablando?
No. Yo creo que sí. Lo que pasa es que los jóvenes ahora dicen “me voy afuera”. Muchos se convencen de que tienen la voz y deciden salir al extranjero.

Pero si las condiciones y oportunidades no eran tantas y no hay mucho futuro aquí…
Eso ha hecho que la gente se dispare. Tal vez no hay mucha oportunidad, pero ahora hay un poquito más que antes.

Quizá salen porque sienten que aquí no pueden ejercerlo como profesión…
Mira, Pablo, cuando uno decide ser músico aquí en nuestro país sabe que va a hacer muchos sacrificios. ¿Sabes? Yo recomiendo además otra carrera, humanidades, por ejemplo, porque te abre un campo importante para el desarrollo. Hay que tratar que haya un cauce, pero es difícil. No puedes dedicarte solo a la música. En mi caso y en el de mi esposa (Mónica Canales, directora del Coro Nacional de Niños), fue algo que nosotros decidimos. La música es algo que te toma mucho tiempo del día. Sin embargo, en el canto creo que hay más oportunidades que antes y es lo que dice la gente mayor, “pucha, si hubiéramos tenido esta oportunidad de tener una temporada de ópera… eso antes no existía”, me dicen algunos solistas.

En un año, por lo menos 30 de los 50 cantantes del Coro Nacional pueden hacer solos en distintos proyectos. Yo me preocupo que hagan diversas cosas. Depende de los repertorios, porque me interesa que ese artista se fortalezca. Será en beneficio del Coro Nacional. Tal vez alguna nota se les pasa, tal vez faltan algunos ajustes en su línea, pero va mejorando con el paso del tiempo. Además, cada vez hay más crítica. A mí no me importa, eso es bueno.

Entonces, si ustedes están prácticamente contracorriente en el arte, ¿qué le falta al país para que se pueda “vivir de la música”?
Ese no es un planteamiento nacional, sucede también a nivel internacional.

Pero nuestra realidad es diferente.
Sí. Nuestro público captado de ópera no es porque venga un cantante popular que llene un estadio. Es un público que ganamos poco a poco, cuando vamos a las universidades a decirles “mira, hay esto”. Tenemos que hacerlo porque nuestra cultura es distinta. Ahora también tenemos más escuelas de música, en la Universidad San Martín, en la Universidad Católica, además del Conservatorio. Algo está pasando. El joven dice “yo también quiero, a ver qué pasa”. Y no solo sucede en Lima, también en el interior del país. ¿Por qué? Porque cuando el Coro viaja, muchos se interesan en estas actividades. Este año los Elencos Nacionales hemos cubierto todo el territorio nacional, entonces ¿cómo no van a tener esa motivación? Preguntan, “¿puedo participar?” Ahora muchos chicos quieren clases, quieren mejorar. Entonces ¿por qué no darles esa oportunidad?

Bueno es que incluso a nivel regional la educación musical no es mejor, teniendo en cuenta que aquí falta mucho por mejorar…
Ahora, no es que estemos mal, solo que siempre hay muchas cosas que hacer. Pero creo que ahora este ambiente está mucho más claro, hay una mayor oferta, está mucho más diversificada la cosa, hay más jóvenes que quieren participar y se le abren las puertas. En resumen, hay más. Falta una institución que diga “no te vayas, espera, estudia acá, hazte acá, viaja un poco y después ves”. Falta un poco de eso, una forma de encaminarlos. ¿Para qué? Para que haya una escuela de canto. Para que quien pregunte “cómo cantan los peruanos” sepa.

Este año, el director venezolano Carlos Izcaray, que vino para el Festival Granda, destacó las cualidades del Coro Nacional.
Lo que pasa es que el Coro tiene un ritmo de actividad que ha hecho que esté en un buen nivel. Ahora el elenco aprende una ópera en poco tiempo, en un mes ya tiene la obra preparada. Antes costaba seis meses o hasta un año. ¿Por qué? Por el ritmo. Antes se presentaban 20 espectáculos, ahora 50.

Hace instantes comentaba también de la crítica y la labor de la prensa, ¿qué opinión tiene al respecto?
De hecho, si tenemos un proyecto interesante necesitamos el apoyo de la prensa, porque de lo contrario la gente no nos seguiría. Entonces es fundamental. Los comentarios buenos y malos, yo realmente los tomo. Hay que escuchar de todo. No me cierro a escuchar lo negativo. No tengo la verdad absoluta, hay que tratar de mejorar y escuchar todo, lo que a uno le falta y lo bueno. Siempre pienso en positivo y menciono las cosas positivas. Pasa que cuando comentas lo negativo, eso estalla más. Mi política es “todo positivo” ya que lo negativo llama a lo negativo. Por eso trato de encontrar que todos trabajemos en equipo y hacia mejor. Tenemos que llegar siempre a la excelencia.

¿Y cómo está respondiendo el público?
Pues de tener a nivel general unos 10 mil asistentes, ahora hay 30 o 40 mil personas al año que van a ver las actividades del Coro Nacional. Cuando empecé teníamos conciertos siempre apoyados por el Ministerio, pero muy pocas personas iban. Ahora tenemos más gente que ya sabe del Coro Nacional. Las redes sociales también ayudan bastante.

¿Qué cantantes del Coro Nacional considera que están a un paso de la proyección internacional?
Edda Paredes está a un nivel que tiene que seguir escuchando y avanzando; es una voz importante. Igual Juan Pablo Marcos; yo creo que él tiene un talento muy especial para la música barroca y el renacimiento, tiene condiciones natas muy específicas. Sucede también con Marielly Minaya y otros como Alejandro Sánchez, que es un barítono joven; o Roger Durand, que estuvo en Romanza haciendo frases pequeñas, pero ahí es donde se ven las condiciones.

¿Qué les recomienda para avanzar?
Ellos están totalmente a disposición del Coro Nacional. Además es su trabajo. Aquí tenemos capacitaciones. Aprovechamos siempre las circunstancias. Siempre les recomiendo que estén muy atentos a las actividades para que puedan evolucionar, pero es gente que está siendo monitoreada constantemente. Es un privilegio tener esta vitrina y que se les dé esta oportunidad.

Como director del Coro Nacional, ¿qué aspectos considera podrían mejorar en su elenco?
Bueno, siempre tengo el temor de que se pase algo o que se me desbalancee el repertorio. A veces me dicen que falta más compromiso con el Perú, pero tenemos proyectos de música peruana. Respondiendo a tu pregunta, hay compromiso con la cuestión vocal peruana, porque después de la década del 50 hay una brecha enorme hasta la actual generación: no hay producción vocal nacional. Si buscas en el CIRCOMPER, hay mucho material instrumental y no tanto para coros. Estamos ya en comunicación con compositores para que esta generación se ocupe de algunos vacíos corales y sí, es una obligación. Esa sí es una debilidad, pero es un compromiso que tengo: propiciar más espacios para la composición peruana académica y de arreglos populares. A veces uno debe darse el tiempo para cantarle a su país.

Edda Paredes interpretó a Fenena en Nabucco, el pasado mes de mayo (Fotografía: Coro Nacional del Perú)

Edda Paredes interpretó a Fenena en Nabucco, el pasado mes de mayo (Fotografía: Coro Nacional del Perú)

Le hago una pregunta que ya es una tradición en esta página, ¿qué es la música para usted?
Es todo lo que soy. Es mi vida. Hay dos momentos importantes en mi vida: cuando dije “me voy a casar” y cuando dije “voy a dedicarme a la música”. Así que, este es mi alimento espiritual, ya que no hago “ommm” ni esas cosas (ríe), la música hace que me eleve al más alto nivel para sentirme bien conmigo mismo, para sentirme bien ante cualquier adversidad. Es mi mejor alimento. Espero que si esto puede llegar a despertar e impactar en jóvenes y en niños; si se logra que alguno despierte, para mí ya es suficiente. Que reciban todo lo que nosotros hacemos con mucho esfuerzo es para mí una meta cumplida.

¿Considera importante la edad para instruirse en el arte?
Yo soy pedagogo y a mí me interesa que el mensaje siempre llegue completo y se cristalice en la mente del niño. Él es el primero que va a decir “yo quiero hacer esto o lo otro”. El joven es resuelto y mientras uno se hace más grande ya no es tan audaz. Los jóvenes siempre son más audaces. Entonces lo mejor es atraerlos a ellos para que decidan qué hacer más adelante. Con esto tampoco quiero decir que no escuchen música popular. Yo, por ejemplo, soy ochentero totalmente, me gusta una banda de rock, pero escucho alguna y mi oído se alimenta de cinco instrumentistas y una voz: perfecto. Cuando escucho a una orquesta sinfónica alimento mi oído con una sonoridad de 120 músicos. Es como ver el verde con todas nuestras montañas en Ayacucho. Ese impacto es el mismo. Así vives más, tu espectro auditivo se amplía. Entonces, ¿por qué no ofrecer el arte a los niños? Puedo decirle a los padres que lleven a sus hijos; a los chicos de universidades también, que vayan a un concierto. Pedirles que escuchen, aunque sea, solo un concierto. Una primera impresión ya es bastante. Debemos buscar un público más grande y si de un universo de mil, dos, cinco o 20 dicen “yo quiero hacer esto”, es genial.

Anuncios

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s