Lo que une el arte

L'Heure Bleue, de Mathieu Guilhaumon. Ballet Nacional Chileno (Fotografía: Josefina Pérez)

L’Heure Bleue, de Mathieu Guilhaumon. Ballet Nacional Chileno (Fotografía: Josefina Pérez)

L’Heure Bleue, de Mathieu Guilhaumon. Ballet Nacional Chileno. Vestuario: Carolina Vergara. Iluminación: Eric Paboeuf. Música de Clogs, John Dowland, David Darling, Limousine, Moriarty, Hildur Guðnadóttir, Frédéric Chopin, Gustavo Santaolalla, John Bennet, Zoë Keating, Ólafur Arnalds. Comentarios tras la función del martes 11 de marzo, 2015. Gran Teatro Nacional. Lima, Perú.


Síguenos en Facebook / Twitter: @CamelloParlante


Esta semana hemos recibido la visita del Ballet Nacional Chileno (BANCH) que ha presentado con éxito L’Heure Bleue (La hora azul), uno de los espectáculos más sobresalientes del 2014 en el campo de la danza contemporánea en Chile. El eclecticismo de la música en esta obra es destacable y muy efectivo para el desarrollo de la coreografía creada por el maestro francés Mathieu Guilhaumon, quien también ideó la escenografía. Podemos escuchar, por ejemplo, composiciones de John Dowland hasta Frédéric Chopin, pasando por Clogs, Gustavo Santaolalla, entre otros; pero también encontramos momentos de silencio que los bailarines aprovechan muy bien para lucir toda su destreza. El diseño de iluminación de Eric Paboeuf es perfecto para reflejar esa incertidumbre que está permanente en este trabajo.

La transformación es el mensaje central de la propuesta de Guilhaumon. Desde el nombre esta obra contemporánea nos recuerda a ese momento del día en que todo es incierto: en el que no vemos completamente la luz, pero tampoco estamos en la oscuridad plena, una lucha constante que se repite día tras día. Cambios que no solo se presentan en el entorno, sino también en el ser humano y que el director artístico del BANCH ha sabido plasmar en la danza, en la música y en la iluminación.

Con las presentaciones en Lima de L’Heure Bleue, el Ballet Nacional Chileno inicia su gira internacional y las celebraciones por su septuagésimo aniversario. Una visita que agradecemos no solo por el nivel y la calidad artística del espectáculo presentado, sino también por esa demostración de que, pese a las controversias políticas que pretenden dividirnos, lo que nos une como latinoamericanos y como seres humanos es el arte. Qué mejor demostración de ello que la efusiva reacción del público limeño al final de la obra. Desde aquí saludamos la iniciativa del Gran Teatro Nacional y de la Dirección de Asuntos Culturales de la Embajada de Chile en PerúEsperamos que estos lazos sigan fortaleciéndose.

Anuncios

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s