La dura vida de Anne Naysmith: del piano a la calle

Anne Naysmith, la dama del Ford Consul, en 2002 (Fotografía: Martin Argles / The Guardian).

Anne Naysmith, la dama del Ford Consul, en 2002 (Fotografía: Martin Argles / The Guardian).

Podría parecer ficción, pero no lo es. Anne Naysmith tenía 77 años cuando murió atropellada por un camión la semana pasada. Nadie pudo hacer nada por ella. Simplemente quedó ahí, y aunque los servicios de emergencia intentaron reanimarla, murió en una calle de Chiswick, la zona donde vivía abandonada a su suerte desde hace varias décadas.

En su juventud, Naysmith, nacida en Essex como Anne Smith, demostró que tenía talento para el piano, pero sus vecinos también la recuerdan por tener una voz melodiosa. La Royal Academy of Music la acogió como alumna y a los 18 años llegó a Chiswick para enseñar música en un colegio de Berkshire.

De acuerdo con The Guardian, a los 25 años Naysmith interpretó música de Beethoven, Bach y Debussy en un recital en el Leighton House. Luego, con apoyo del director de orquesta británico Sir Adrian Boult empezó a tocar como solista en diversos conciertos sinfónicos. La crítica también le era favorable. Aprovechó entonces en gastar 800 libras en su automóvil Ford Consul. Tenía una carrera en ascenso, pero la decadencia llegaría muy pronto.

En el texto escrito por Jane Fryer para el Daily Mail, se recogen algunas teorías sobre cómo Naysmith llegó a caer tan bajo. Hay quienes dicen que todo empezó por una decepción amorosa con un corista ocurrida a finales de la década del 70. Tras la muerte de su madre, según detalla la actriz Sally Mates, que fue vecina de Anne por treinta años, la artista tuvo un ataque de nervios y no hacía más que conducir su Ford Consul; huyó durante nueve meses. En ese tiempo, Anne fue desalojada de su casa. No podía aceptarlo y decidió vivir al frente de ella, pero dentro de su automóvil. Tenía 39 años y lo hizo hasta el año 2002, en que a pedido de los vecinos desalojaron su vehículo y la dejaron, literalmente, en la calle. Mates está convencida de que ese desalojo no fue por inseguridad ni insalubridad, sino porque la zona en la que vivían tenía cada vez más valor económico y los nuevos vecinos, que pidieron el retiro del auto, no eran comprensivos. Incluso detalló que ellos bebían champagne al momento de la operación.

El automóvil en el que vivía Anne Naysmith (Fotografía: Louis Hollingsbee).

El automóvil en el que vivía Anne Naysmith (Fotografía: Louis Hollingsbee).

Después de este doloroso episodio, Anne decidió hacer un refugio y construyó un jardín que tenía árboles de cereza y ciruela que, lamentablemente, fueron tallados por trabajadores locales. Eso la devastó aún más. Pese a ello, no aceptaba ningún tipo de ayuda, nadie sabía por qué. La decisión de vivir así la había tomado al inicio de esa crisis, en la década del setenta. Era orgullosa, pero amable con los demás y estaba dispuesta a colaborar en la medida de sus posibilidades, según los residentes de Chiswick. Tenía algunos proyectos en mente, pero no llegaron a concretarse.

¿Qué pasaba en realidad con Naysmith? ¿Fue una decepción amorosa o profesional que la llevó a tomar esa decisión? En su frágil condición, Anne siempre intentaba mostrarse fuerte; sin embargo, la verdad de lo que sentía y pasaba por su mente era solo de ella y ahora no está para explicarlo. O quizá nunca pensaba contarlo.

Anuncios

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s