OSN presenta la Sinfonía Nº 9 de Gustav Mahler

Retrato de Mahler (Fotografía: Archivo)

Retrato de Mahler (Fotografía: Archivo)

No cabe duda del gran trabajo que ha venido realizando la dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) con la finalidad de ampliar su repertorio e introducir al público limeño en obras nuevas y otras no tan nuevas, pero sí inmensas e inmortales, como es la Sinfonía Nº 9 de Gustav Mahler que, por fin, se presentará el próximo 21 de noviembre en el Gran Teatro Nacional.

Este programa incluirá como entrada el Concierto para Guitarra del compositor Celso Garrido-Lecca, que será interpretado por el solista chileno Luis Orlandini.

La Sinfonía Nº 9 de Mahler es una obra emblemática sobre la muerte y la espiritualidad, pero también sobre la lucha constante del ser humano, tomemos en cuenta el contexto en el que el compositor la escribió: el maestro ya había sufrido la muerte de su hija mayor, Maria; además, había recibido la noticia de sus problemas cardíacos; renunció a la Ópera de Viena; y su relación con Alma, su esposa, estaba muy deteriorada. Muchos comparan a la obra con la última sinfonía de Tchaikovsky y otros con la Novena de Beethoven. Sin embargo, podemos remitirnos a una fuente importante como es Bruno Walter, amigo de Mahler y gran director de orquesta encargado del estreno póstumo de la Sinfonía Nº 9 en 1912, justo un año después de la muerte del compositor. Él describe la obra de la siguiente manera.

“El (primer) movimiento está sumergido en un clima de transfiguración creado por la singular transición que se opera entre el dolor del adiós y la visión de la irradiación celeste; y se siente que el compositor no recurre aquí a la imaginación, sino que es un sentimiento intenso y fuerte el que le inspira. Desde el punto de vista de la creación, este movimiento es tan típicamente malherido como Das Lied von der Erde. El segundo movimiento, que no es otro que el viejo y familiar scherzo bajo una nueva forma -esta vez el tempo principal es más amplio-, revela una gran riqueza de variaciones, pero una corriente de tristeza subyacente penetra a través de la alegría: “la fiesta ha terminado”. El agitato desafiante del tercer movimiento demuestra una vez más el asombroso grado de maestría contrapuntística que había alcanzado Mahler. Por fin, el último movimiento pronuncia un apacible adiós, con sus últimas notas las nubes se disipan en el azul del firmamento. Por su plan conjunto, sus diferentes movimientos, su técnica y su polifonía, la Novena se sitúa en la línea de la Quinta, Sexta y Séptima sinfonías; pero una intensa conmoción espiritual la ha inspirado: la sensación de partida. Aunque sigue siendo música puramente orquestal, su clima emocional profundamente subjetivo la aparta de las obras de madurez para acercarla a las sinfonías de juventud”.

No pueden perderse este programa, que estará dirigido por el titular de la OSN, maestro Fernando Valcárcel. La presentación será el 21 de noviembre en el Gran Teatro Nacional a las 8:00 p.m. Entradas en Teleticket.

Anuncios

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s