Entre conciertos, ovaciones y premios

Netanya Kibbutz Orchestra, el martes 29 de abril (Fotografía: Pablo Macalupú / Camello Parlante)

Netanya Kibbutz Orchestra, el martes 29 de abril (Fotografía: Pablo Macalupú / Camello Parlante)

| Por Pablo Macalupú Cumpén |

América, Europa y Oriente Medio han estado presentes en el inicio de la Temporada 2014 de la Sociedad Filarmónica de Lima, realizado durante todo el mes de abril. Han sido tres conciertos que se han vivido como una celebración, y con el entusiasmo y profesionalismo que siempre caracteriza a la centenaria entidad.

A inicios de este mes, el sábado 5 de abril para ser precisos, la sociedad ofreció al público un concierto de lanzamiento con la presentación de la American String Quartet en el Gran Teatro Nacional. Un conjunto conformado por los violinistas Peter Winograd y Laurie Carney, el chelista Wolfram Koessel y el violista Daniel Avshalomov; quienes llegaron por primera vez al Perú para ofrecer un atractivo programa compuesto por el Cuarteto de cuerdas en si bemol mayor, Op. 18 Nº 6 de Ludwig van Beethoven; el Cuarteto Nº 3, en fa mayor, Op. 73 de Dmitri Shostakóvich y el Cuarteto Nº 14, en re menor, D. 801 “La muerte y la doncella” de Franz Schubert. En esta función, el grupo nos dio las razones de por qué es considerado uno de los mejores cuartetos del mundo. Y es que la ejecución de la obra de los mencionados compositores fue superlativa, destacando en la primera parte del programa por el control de los matices del complicadísimo movimiento final (La Malinconia) de la obra de Beethoven. En tanto, el primer violín, Peter Winograd, tuvo en Shostakóvich la oportunidad de lucir todo su virtuosismo. Aprovechándolo – ¡y de qué manera! – desde el allegretto, ofreciéndonos una maravillosa interpretación que llamó la atención de los espectadores. En ella, el artista expresó los distintos estados de ánimo a los que se refiere el compositor peterburgués en su cuarteto y, obviamente, muy bien acompañado por los geniales CarneyAvshalomov y Koessel: la calma (allegretto), la inquietud (moderato con moto), la guerra (allegro non troppo), la muerte (adagio) y el cuestionamiento (moderato). Finalmente, el plato fuerte fue “La muerte y la doncella”, una absoluta obra maestra, ejecutada con todo el buen gusto del conjunto estadounidense. Sin duda una gran presentación de lanzamiento que habrá animado a muchos a no perderse la temporada que prepara la sociedad para este año.

Dos semanas después, el miércoles 23, empezó oficialmente la Temporada de Abono con la presentación de la Orquesta de Cámara de Múnich (Münchener Kammerorchester, MKO) en el Auditorio Santa Úrsula. El elenco dirigido por el violinista Daniel Giglberger nos hizo un extraordinario recorrido por variados estilos compositivos empezando con el pupilo (Sándor Veress) y terminando con el mentor (Béla Bartók), pasando previamente por Felix Mendelssohn y F. Joseph Haydn. Pero la elección del programa no creo que haya sido arbitraria, sino más bien una muestra de la capacidad de la MKO como elenco preparado para asumir y sobre todo – quizá lo más importante – satisfacer al público con obras tan diversas. Aquí destaca, además del correcto ensamblaje de cada uno de los miembros del elenco, la maestría con la que ejecuta Giglberger el Concierto para violín y cuerdas en sol mayor de Haydn, que es retador para el solista.

Orquesta de Cámara de Munich, el miércoles 23 de abril (Fotografía: Pablo Macalupú Cumpén)

Orquesta de Cámara de Munich, el miércoles 23 de abril (Fotografía: Pablo Macalupú Cumpén / Camello Parlante)

Finalmente, el martes 29 de abril se realizó el primer concierto del II Ciclo Sinfónico (temporada que se realizará todo el año en el Gran Teatro Nacional). La ocasión también fue precisa para dar inicio a otra celebración: el 66 aniversario de la fundación del Estado de Israel. Por ello, la sociedad trajo al país a la Netanya Kibbutz Orchestra (NKO), un conjunto considerado como uno de los mejores del país de Oriente Medio. En esta oportunidad llegó junto a su director titular el experimentado maestro Shalev Ad-El. El programa seleccionado para esta presentación incluyó la obertura de la ópera Don Giovanni de Wolfgang A. Mozart, muy bien ejecutada en sus dos partes; además del Concierto para dos pianos y orquesta K. 365 del mismo compositor, con la participación de Tomer Lev y Berenika Glixman, dos destacadísimos pianistas integrantes del proyecto Multipiano, fundado por Lev, que ofrecieron una maravillosa interpretación sobresaliendo en el andante. La segunda parte, cambió de orden, iniciando con la obertura y scherzo de El sueño de una noche de verano de Felix Mendelssohn, tomándose como un homenaje a Shakespeare por los 450 años de su nacimiento y también a Israel por las raíces judías de los compositores que conformaban este segmento del concierto. A continuación se presentó, a modo de estreno mundial, la orquestación de cinco meses de Das Jahr (El año) de Fanny Mendelssohn: Marzo, abril, mayo, junio y julio. El trabajo lo realizó Israel Sharon para que sea estrenada por la NKO y resalta por su buen aprovechamiento de cada sección de la orquesta, aunque claramente el conjunto protagonista es el de cuerdas, destacando sobre todo en las piezas de Marzo, mayo y julio. Finalmente, Ad-El, quien confesó ser un gran amante del Perú, ofreció la obertura de la ópera Alimelek de Giacomo Meyerbeer.

Embajador de Israel entrega Premio Jerusalem 2014 al presidente de la Sociedad Filarmónica de Lima (Foto: SFL)

Embajador de Israel entrega Premio Jerusalem 2014 al presidente de la Sociedad Filarmónica de Lima (Fotografía: Sociedad Filarmónica de Lima)

Merecido reconocimiento

En esta misma fecha y antes de iniciado el concierto de la NKO, en el que también Ad-El dirigió los himnos de Perú e Israel, el embajador de este país, Modi Ephraim, hizo un breve repaso de la estrecha colaboración entre la Sociedad Filarmónica y la organización representante del estado judío. Ambos, interesados en impulsar la cultura, se han esforzado en traer a grandes elencos como la Orquesta Filarmónica de Israel y artistas aclamadísimos como Zubin Mehta y Pinchas Zukerman.

Por esta razón, y muy merecidamente, según consideramos desde este sitio, el embajador Ephraim entregó al presidente de la Sociedad Filarmónica de LimaSalomón Lerner Febres, el Premio Jerusalem 2014, una distinción que llega cuatro meses antes de que esta organización celebre su 107 aniversario.

Sin duda, un gran inicio de temporada de la organización cultural más antigua del país que, cada año, entusiasma y sorprende a los centenares de aficionados a la música con presentaciones de artistas, conjuntos y grandes elencos de altísimo nivel. Labor que toma mucho esfuerzo pero que, finalmente, es retribuida con el agradecimiento del público asistente.

Anuncios

Un comentario en “Entre conciertos, ovaciones y premios

  1. Pingback: La semana en Lima | Camello Parlante

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s