Atahualpa redescubierto

| Por Pablo Macalupú-Cumpén |

Poner una obra nueva a un público tan tradicional como el peruano es un reto que muy pocos afrontan por miedo a la taquilla. No obstante, es deber de los programadores, directores artísticos y gestores culturales refrescar las propuestas, traer novedades y formar públicos; algo que muy bien hace el Gran Teatro Nacional y el Festival Granda con sus arriesgadas ofertas.

La semana pasada concluyó, con éxito rotundo, el Festival Internacional de Ópera Alejandro Granda con el rescate de la ópera Atahualpa, de Carlo Enrico Pasta. Una obra muy cercana a nuestro país, pero muy internacional tanto en la creación como en esta interpretación.

La composición original, estrenada en Génova en 1875, fue creada por el italiano Carlo Enrico Pasta. Un compositor que por diversas razones se ha mantenido hasta el momento casi anónimo en el mundo musical actual; no obstante fue muy famoso en el Perú de aquel tiempo.

Pasta había nacido en Milán, en 1817, y estudió en el conservatorio de esa ciudad y en el de París obteniendo grandes resultados y reconocimientos. De ahí que escuchemos en su ópera una música de gran calidad y sumamente competitiva para la gran industria operística de la época.

El compositor había llegado a Lima en 1855 y para los años siguientes ya estrenaba obras como el Gran Himno Guerrero para tenor, coro y orquesta, escrita en homenaje a Garibaldi; la zarzuela La Cola del Diablo, El Loco de la Guardilla; el Himno de los Bomberos; la zarzuela en un acto Rafael Sanzio; e incluso compuso la Gran Marcha Fúnebre que se tocó en homenaje a Ramón Castilla y Marquesado.

En los primeros años de 1870, según detalla Rodolfo Barbacci, Pasta estaba en Italia componiendo Atahualpa, que inicialmente se planeaba presentar en el Teatro Alla Scala; sin embargo, por razones desconocidas, se presentó en el Teatro Paganini de Génova el 23 de noviembre de 1875.

El éxito de Atahualpa no solo se debió a la música. El libreto, muy bien estructurado aunque con varios aspectos lejanos a la historia real, lo escribió el célebre Antonio Ghislanzoni. El periodista, poeta y novelista había escrito a inicios de 1870 el libreto de Aida, de Giuseppe Verdi; y antes había revisado los textos de La Forza del Destino del mismo compositor.

La historia de la ópera Atahualpa tiene todos los elementos que podemos encontrar en muchas obras de la época, basada en hechos reales: el pueblo oprimido, los opresores, las relaciones humanas que interfieren en los hechos históricos. Así, el amor entre uno de los conquistadores (Hernando de Soto) y la sobrina de Atahualpa (Cora) es pieza clave para el desarrollo de la obra. Pero sin mencionarlo también se muestran otros elementos históricos como el fratricidio que cometió Atahualpa con Huáscar y, a modo ‘profético’, la independencia del Perú representada en el tema principal del Himno Nacional compuesto por Bernardo Alzedo y José de la Torre Ugarte (escuchar audio al final de la nota).

¿Por qué se dejó de representar Atahualpa? Es un misterio. Si nos remitimos plenamente a la historia de la ópera, debió ser complicado para el público europeo asimilar una historia de un imperio “exótico” de América con todos sus excesos representados en los momentos en que Atahualpa arroja la Biblia al suelo, De Soto maldice ser un cristiano o Cora dice que la gente que adora al “Dios de los españoles” solo busca odio y venganza. Situaciones, tal vez, un poco duras para la época.

En Perú, sin embargo, fue un completo éxito y el forzado silencio de esta obra pudo haber sido por las situaciones políticas posteriores que desestabilizaron en todo aspecto al país.

Atahualpa - Avant Premiere (Foto: Ministerio de Cultura del Perú)

Atahualpa – Avant Premiere (Foto: Ministerio de Cultura del Perú)

Más de 130 años después de su estreno en el Perú, y contando solo con la partitura para canto y piano, la organización del Festival Granda encargó al musicólogo Matteo Angeloni la orquestación de esta ópera.

Hay que reconocer que el éxito de este reestreno mundial se debe a la investigación y orquestación de Angeloni. El musicólogo ha sabido darle los colores exactos a cada tema de la partitura, ya sea en los que hacían alusión a los incas, a los conquistadores, a la profecía final de Cora, a los momentos románticos en los que ella se encontraba con Hernando de Soto, entre otros.

La nueva orquestación de Atahualpa se lució muy bien gracias a la dirección del maestro Manuel López-Gómez. Poderosa en los momentos clave de la historia; lírica y apasionada en los encuentros entre Cora y De Soto; es decir, la intención adecuada en cada uno de los números de la obra. En general, una excelente conducción de principio a fin cuidando todos los detalles entre solistas, coro y orquesta.

El personaje de Atahualpa recayó en el barítono Aris Argiris, quien nos ofreció una excelente interpretación del Emperador Inca. Su caudalosa voz nos facilitaba la imagen de un soberano (comprendiendo que este reestreno se dio en versión concierto y no escenificada). El momento cumbre de su personaje llegó con su lamento al inicio del tercer acto en el que se arrepiente de haber asesinado a su hermano Huáscar y dice estar convencido de que su fatal destino es por haber obrado mal contra los dioses y su propia familia.

El barítono Vasily Ladyuk encarnó a Francisco Pizarro. El ruso logró hacer un conquistador potente a nivel vocal que, no obstante, controlaba muy bien la emoción que el rol le exige en cada momento. En esta ópera, el jefe de la Conquista se muestra como una persona decidida ante los incas, pero muy dubitativo junto a sus socios y al padre dominico Vicente de Valverde, quien es la mano oscura detrás del destino de Atahualpa.

Precisamente, Valverde fue encarnado por el bajo Carlo Cigni. Para el estreno del 23 de marzo, segundos antes del inicio de la ópera la organización le agradecía participar “a pesar de estar indispuesto”. Pero la interpretación que hizo el italiano estuvo soberbia. Un Valverde de voz oscura y resonante. Si bien podría ser considerado un personaje ‘secundario’ en esta obra, es en realidad clave porque sus intervenciones en escena deben ser concisas y convincentes a nivel vocal e interpretativo, o se corre el riesgo de echar a perder parte de la obra. En suma, una destacadísima presentación de Cigni, a pesar de su estado anunciado previamente.

Manuel López-Gómez destacó por su dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú. (Foto: Ministerio de Cultura del Perú)

Manuel López-Gómez destacó por su dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú. (Foto: Ministerio de Cultura del Perú)

La pareja protagónica estuvo a cargo de la soprano Arianna Ballotta y el tenor Ivan Magrì. Ella con un timbre de voz muy bello nos presentaba a una Cora delicada, aunque pequeña en volumen. Muy bien en su registro medio y agudo; sin embargo, era difícil de escucharla en las notas más graves. Magrì, por su parte, encarnó a Hernando de Soto. Vocalmente extraordinario, el tenor italiano sabe expresar los sentimientos complejos del socio conquistador dando como resultado un personaje completo, redondo y muy bien logrado.

El peruano Xavier Fernández fue Fernando Pizarro, el hermano del Jefe Conquistador. Muy bien en su trabajo vocal y parejo al resto del elenco.

Cumplen adecuadamente con sus líneas Juan Pablo Marcos como explorador y Rosa Parodi como la esclava.

Mención aparte merece el Coro Nacional del Perú que realizó un trabajo excepcional en esta ópera en la que Pasta exige mucha participación de este elenco vocal. Felicitaciones a Javier Súnico por el buen trabajo con su equipo.

Finalmente, la Orquesta Sinfónica Nacional del Perú sonó excelente con la lectura y dirección del joven maestro Manuel López-Gómez, en la que no se descuidó ninguna parte de la obra y se dio el color e intención adecuada a cada precisión del maestro Angeloni.

En definitiva, esta edición del Festival Granda, con Guillermo Tell y Atahualpa, no solo ha demostrado que en Latinoamérica se pueden hacer grandes espectáculos y con el mejor nivel artístico; sino también rescatar parte de su historia musical hecha por sus propios ciudadanos o por extranjeros que quedaron cautivados con sus culturas.

Solo queda esperar que Atahualpa se presente pronto nuevamente, esta vez escenificada. Pero no cabe duda que quienes han escuchado esta ópera por primera vez hablarán de ella y en algún momento, esperemos no muy lejano, podremos ver diversas interpretaciones y estrenos en los diferentes teatros del mundo. Y es que la música de Pasta, el libreto de Ghislanzoni y la orquestación de Angeloni tienen todos los elementos que garantizan el éxito.

***

Texto del audio Final de – Atahualpa – Pasta -FIAG 2013

Comentarios de la primera función el 23 de marzo de 2013. Atahualpa, drama lírico en cuatro actos con música de Carlo Enrico Pasta, libreto de Antonio Ghislanzoni y orquestación de Matteo Angeloni. Aris Argiris (Atahualpa); Vasily Ladyuk (Francisco Pizarro); Arianna Ballotta (Cora); Ivan Magrì (Hernando de Soto); Carlo Cigni (Vicente de Valverde); Xavier Fernández (Fernando Pizarro); Juan Pablo Marcos (Un explorador); Rosa Parodi (Una esclava). Coro Nacional del Perú. Orquesta Sinfónica Nacional del Perú. Dirección Manuel López-Gómez.

Anuncios

3 comentarios en “Atahualpa redescubierto

  1. Felicitaciones por el artículo, muy minucioso y muy bien escrito. Creo que expresa con mucha certeza lo que fue este maravilloso estreno de Atahualpa en Lima!!!

    Me gusta

  2. Me cautivó esta obra cuya existencia desconocía. Está pendiente su escenificación y el ministerio de Cultura debería apoyar este proyecto. Estoy convencido, como dice el autor de esta nota y lo ha dicho ya Ernesto Palacio organizador del festival Granda, que Atahualpa tiene calidad musical y textual como para recorrer exitosamente los teatros de ópera del mundo. Y habrá que seguir investigando las demás obras de Carlo Enrico Pasta.

    Me gusta

  3. Pingback: Universal Music Italia lanza ópera Atahualpa, de Carlo Enrico Pasta | Camello Parlante

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s