Puccini 150 – Biografía (continuación)

Hoy se conmemora los 150 años de nacimiento de Giacomo Puccini. Había quedado con ustedes, lectores, en poner poco a poco artículos sobre sus óperas, pero decidí colgar todo hoy. Si se mantienen en constante visita durante el día aparecerán posts sobre sus óperas. 

Giacomo Puccini

(Continuación…[ver la parte 1]) Los maestros que instruyeron oficialmente a Puccini fueron Antonio Bazzini y Amilcare Ponchielli, este último le anima a participar de un concurso de ópera del que surgió Le Villi, como se mencionó en el post anterior. Se dice que los amigos del compositor de La Gioconda entregaron el libreto al joven Giacomo para que empezara su trabajo. Para ese entonces (1880) ya tenía la Misa (de Gloria) compuesta.

Le Villi no ganó mención alguna, pero bajo el apoyo económico de Arrigo Boito la obra se pudo estrenar en La Scala. Además, este es el tiempo en que Puccini empieza la relación profesional con el editor Giulio Ricordi. Fue él quien le encargo la realización de la segunda ópera: Edgar, obra que no tuvo éxito pero que fue un paso para su ovacionada Manon Lescaut, producto de su perseverancia.

Si es que Puccini conocía de la importancia de los libretos, con Manon Lescaut lo corroboraba. Poco a poco fue haciéndose más perfeccionista e incluso intervenía en la preparación de libretos. Era 1892-93 cuando nació el exitoso equipo de trabajo Puccini – Illica – Giacosa – Ricordi. Giacomo se encargaría de la composición (y la última palabra sobre su obra), Illica y Giacosa de los libretos, y Ricordi de la revisión y promoción de la obra.

De este genial grupo de trabajo surgieron las famosas óperas La Bohème (1896), Tosca (1900) y Madama Butterfly (1904). La primera basada en la novela por entregas “Escenas de la vida bohemia” de Henry Murger; la segunda, en la obra homónima de Victorien Sardou; finalmente, Madama Butterfly basada en la obra de teatro realizada por David Belasco, dramaturgo y productor estadounidense que colaboró con Puccini para esta ópera y La Fanciulla del West.

A finales de la última década del siglo XIX y comienzos del siglo XX es cuando se empieza a considerar a Giacomo Puccini como un merecido sucesor del maestro Giuseppe Verdi. No concuerdo con esto último, si es que se pretende anular el trabajo de uno con el de otro; sin embargo, si el término “sucesor” se refiere a que el maestro Giacomo es de igual genialidad (en cuanto a calidad de producción musical, etc.) que Verdi, podría ser aceptable.

En 1910, Puccini estrenó en el Metropolitan Opera de Nueva York su “western” operístico La fanciulla del West, con libreto de Guelfo Civinini y Carlo Zangarini, basado en la obra teatral The girl of the Golden West de David Belasco. Esta obra tuvo gran éxito en Estados Unidos (quizá en su parte se deba también por la historia), mientras que en Europa la acogida fue menor.


(izq. a der.) Gulio Gatti-Casazza, David Belasco, Arturo Toscanini, Giacomo Puccini

(izq. a der.) Gulio Gatti-Casazza, David Belasco, Arturo Toscanini, Giacomo Puccini

 

Por esas épocas el escándalo del suicidio de la joven empleada del maestro, Doria Manfredi, sacudió a su familia. Esto se debió a que se vinculó a Puccini con Manfredi y, tras ser descubierto por su esposa, la empleada decidió suicidarse; sin embargo, según últimos hallazgos, este lío doméstico tenía una historia paralela (que no voy a explicar para no hacerlo más complejo). Según los investigadores y algunos biógrafos del compositor de ahí la inspiración para sus posteriores heroínas operísticas (por ejemplo, Liù de Turandot, e incluso Minnie de La Fanciulla del West).

A menos de una década de su muerte, en 1917, estrenó La Rondine, ópera en tres actos estrenada en el Teatro la Ópera de Montecarlo. Al año siguiente se estrenó el grupo de óperas Il Trittico que reúnen las obras Il Tabarro, Suor Angélica y Gianni Schicchi, obras que se basan en la Comedia de Dante. Son óperas de corta duración para ser representadas juntas en una noche.

PucciniDespués de esta composición, Puccini empezó con Turandot, obra que no concluyó por el cáncer de garganta que terminó con su vida en 1924. Es conocida la historia de que el día del estreno póstumo de Turandot en 1926, Arturo Toscanini que dirigía la orquesta en esa ocasión, terminada la intervención del coro Liù, bontà perdona, Liù, dolcezza, dormi!, volvió al público y dijo, “aquí termina la ópera dejada incompleta por el maestro, quien murió en este punto” (hay muchas versiones de lo que dijo Toscanini en el estreno de la ópera, por eso no es exacto ni concuerda con otros textos).

Los trabajos de Puccini no se limitan a la ópera, aunque destaca por su producción lírica, sino que también tiene en sus trabajos composiciones para piano, órgano, cuartetos de cuerdas, motetes, entre otros. Además de proyectos que no quedaron concretados como, por mencionar algunas,  la creación de una ópera de Maria Antonieta con libretos de Illica, y Oliver Twist con libreto de Giuseppe Adami y Renato Simoni.

Giacomo Puccini supo ganarse en vida la admiración y respeto de la sociedad de la época. Él es considerado por muchos como el último compositor de ópera propiamente dicho, pero es cuestión de gustos, para mí simplemente es el mejor, mas no el último. Como digo, son opiniones personales, son gustos. Lo cierto es que el genio, la pasión y todo el talento del maestro Giacomo están plasmados en la partitura y nadie podrá borrar la huella que dejó en la historia musical del mundo. 

Anuncios

Un comentario en “Puccini 150 – Biografía (continuación)

  1. Pingback: Hechizo de luna: un viaje romantico « Bajo el sol de la Toscana

Comenta, pues

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s